¿Cómo valorarnos como personas?

Los seres humanos estamos compuestos de materia pero también estamos hechos de pensamientos, sentimientos y otra serie de elementos que nos convierte en seres únicos frente a todos los demás.

Muchas personas van por la vida despreciando lo que son, quiénes son y cómo son. Ese rechazo y castigo a ti mismo como ser humano te pasaría una grave factura en diversos aspectos personales e incluso profesionales.

Trabajar en nuestra autoestima es algo que amerita comprensión y sobre todo mucha autoaceptación para que sea sincera y próspera, lo cual eventualmente nos ayudará a ser mejores personas.

Esa opinión que tenemos sobre nosotros mismos no siempre es la misma, es decir, la percepción que tenemos puede cambiar o variar de forma bastante constante, transformándose en, habitualmente, dos cosas: o en elemento catalizador o uno destructivo.

¿Cómo podemos elevar nuestra autoestima? Dicen que cada cabeza es un mundo, y lo mejor que puedes hacer es procurar tener una opinión bastante objetiva de quién eres sin ser excesivamente crítico sobre tu personalidad, aspecto físico o incluso de tus preferencias.

Especialistas en psicología y psicoanálisis creen que es prudente que las personas se tomen cierto tiempo de vez en cuando para evaluarse sin ser demasiado severos consigo mismos, de este modo pueden seguir mejorando día a día.

Durante el breve examen debemos despojarnos de la necesidad de ser perfectos, de tener el control de todo lo que nos rodea, de tenerle miedo al fracaso, así como alentarnos a nosotros mismos de hacer las cosas mejor.

Muchas personas se torturan a sí mismas con una percepción demasiado negativa de ellos, sin siquiera saber que se están haciendo un daño enorme.  ¿Si no te amas a ti mismo, entonces cómo amarás a otros o permitirás que otros te amen a ti?

Es vital que mantengas una energía limpia y positiva hacia ti, por lo que deberías considerar lo siguiente:

Trata de no ser tan crítico: Si bien es importante que nos mantengamos conectados con lo positivo y lo negativo de nosotros mismos, no te afinques demasiado en lo que quizá no sea tan favorecedor de tu persona. Si eres demasiado crítico contigo mismo, podrías tener en tus manos el arma de tu propia destrucción.

Concéntrate en lo positivo: Vale más la pena gastar nuestra energía en lo positivo que en lo que no está bien.  Nuestros problemas nos pueden arrastrar a una espiral de auto odio de la que podemos salir nosotros mismos.

Si sientes que estás buscando solo lo negativo de ti, busca las cosas positivas dentro y fuera de ti y enfócate en todas ellas. Crea esa aura a tu alrededor y aleja lo que te hace daño. En definitiva, potencia tus virtudes y esos defectos se volverán diminutos.

Y por último, os dejamos unos pequeños tips que debéis tener siempre presentes:

Busca más el esfuerzo que la perfección personal.

No veas los errores como un fracaso sino como una oportunidad de que mejores como individuo.

Aprovecha los pensamientos que te hacen sentir grande y úsalos para opacar la posible sensación de inferioridad que te embargue en algunos momentos.

Ten claro qué puedes cambiar y que no. No te frustres si de pronto hay cosas que no puedes revertir.

Fíjate metas y cúmplelas a cabalidad.

Haz ejercicio físico, eso te hará sentir mejor.

Acepta los halagos de los demás y las críticas.

 

Y sigue creciendo.

Namasté.

Leave a Reply