La Ley de la Atracción

Quizá en algún momento hayas oído hablar de que atraemos lo que deseamos. Pues sí, es precisamente esa la filosofía principal de la Ley de atracción, una fuerza que nos permite avanzar y crecer en muchos aspectos.

Según metafísicos y expertos en la materia, como seres, somos una especie de imán que arrastra consigo lo que deseamos y pensamos, lo que le da poder a nuestra palabra,  nuestras acciones y a nuestros deseos.

Esto se traduce en que nuestra existencia se basa en aquellas personas y situaciones que se pongan en sintonía con nuestros pensamientos más dominantes, dejando en nuestro camino lo que queramos con solo quererlo con mucha fuerza.

De acuerdo a esta teoría, las almas gemelas existen o los animales con ciertas características similares estarán siempre juntos. Lo que quiere decir que se trata de una fuerza que está presente en todo y en todas partes.

¿Pero de qué nos sirve la ley de atracción en nuestra vida cotidiana? Pues para atraer la prosperidad, lo positivo, las buenas energías y en general para tener una existencia plena y sin lamentos.

Entendiendo todo este concepto, podemos hacer una pequeña práctica a diario, poco a poco, para ir caminando hacia un destino más pleno como individuos, en el que estemos más en sintonía y armonía con lo que nos rodea.

  • No enfoques tus pensamientos en lo que no deseas, sino todo lo contrario. Gastar tu energía en lo pasado y en lo negativo te hará estar estancado en un umbral de malas energías que pueden hacerte muchísimo daño.

La ley de atracción determina, en buena manera, lo que piensas y no lo que quieres que suceda. Solo pensarlo, te hará entrar en el camino de esta ley.

 

  • Tus pensamientos darán origen a otros pensamientos, por lo que es importante que hagas un balance de ellos y los bases únicamente en lo positivo, en lo que sí pasa y no en lo negativo o lo que no quieres que suceda.

Ten en cuenta que los sentimientos como la esperanza, la alegría, la gratitud o la pasión son alimentos de la ley de atracción, todo lo contrario si vives con furia, miedo o resentimiento. Es necesario canalizar esas emociones.

  • Habla de lo que deseas e involucra a las personas que quieres en esa narrativa. No se trata de ilusionarte y pensar en cosas imposibles sino guiar tus ideas hacia un camino de “se puede lograr.”
  • El “yo soy” es el inicio de una oración muy poderosa. Te da gran poder ante el universo, pone en el firmamento lo que eres, lo que deseas y lo que puedes alcanzar. Si la vas a usar, que sea orientado en lo positivo y en lo que puedes lograr, siempre.
  • No solo se trata de decir o desear las cosas, la ley de atracción no hará que las cosas te caigan del cielo por lo que tus acciones deben ir en consonancia con lo que deseas.

 

Tu mente tiene un enorme poder sobre ti y sobre tu entorno. Ten presente que un pensamiento positivo hará una enorme diferencia en tu vida. Conviértete en el dueño de tus acciones y de tu destino.

 

Sigue creciendo.

Namasté.

Dejar un comentario